Entradas del foro

Gabriela Aňazco
18 abr 2020
In I Concurso Literario
Secaste las lágrimas de un compañero, con la calidez de tu abrazo. Pronunciaste una canción de ruta, En un festín de aluminio, llamados platos. Te rompiste las piernas, pies de montaña hechos navajas, pantalón sostenido por cuerdas, ¿Qué destino buscabas en esas barajas? Tomaste las manos al desvanecido, y tejiste ilusiones de linterna en tienda, con algún desconocido, sin más, ahora tribu. Si eres como yo, tenemos mucho en común. Olvidaste todo lo que te habían enseñado; y aprendiste a vivir, en la nómada algarabía. ¿Estás por ahí rutero? Compaginado a lo mundano. Confinado en un engaño. Buscando una salida, volver a sentir autonomía. Ser dueño. Dueño de tus pasos, las brisas, la inmensidad, el peso de la mochila. Rutero, que siempre vuelves a casa, pero cada vez que vuelves, dejas algo atrás. Que traes las botas colmadas de mugre, un camino explorado, un futuro sin descifrar. Has vuelto a lo básico, y en lo simple, recordaste, a sonreír amplia y sinceramente, así como cuando no sabías caminar. Quizá no nos conocemos, quizá no sepamos nuestro nombre, ni jamás lo haremos. Pero sin importar tiempo, origen, camino o destino… Hemos aprendido lo mismo. Y es que eres de todas partes, y en todas partes, algo o alguien te espera. Pero no hay itinerario, tan rocoso o inefable, como el que se recorre por dentro. Y así, serás rutero siempre, porque has nacido, y te has arriesgado. Y así nos encontraremos siempre, en el esbozo de una aventura, en la escritura de un chispazo. Gabriela Añazco Costa, 2015.
9
2
46
Gabriela Aňazco
Más opciones